Una mirada a la ciencia que se está haciendo en ARG

Los optimistas viven más años

Los optimistas son los que obtienen la última sonrisa, según un estudio que muestra que el corazón se mantiene más saludable en éstos que en los gruñones.

Las personas que se describieron a sí mismas como altamente optimistas hace diez años, tuvieron menores índices mortales procedentes de enfermedades cardiovasculares y menores rangos de muerte en general que aquellos que son extremadamente pesimistas, encontraron en una investigación.

Las depresiones eran ya un factor de riesgo conocido, para problemas del corazón. Sin embargo, cualquier posible conexión entre un comportamiento positivo y las posibilidades de fallecer no había sido estudiada.

Hace varios años, un grupo en estudio – 999 hombres y mujeres de edades entre los 65 a 85 – contestaron un cuestionario sobre la salud, auto respeto, moral, optimismo y relaciones. Desde ese entonces, 397 de ellos han muerto. N. del T: No se aclara la proporción de hombres y mujeres en el grupo.

Los participantes optimistas tenían un 55 por ciento de menor riesgo de muerte por cualquier causa y un 23 por ciento de riesgo menor de morir por algún fallo del corazón.

¿Se benefician más los hombres?

El estudio, fue encabezado por Erik Giltay del Centro de Psiquiatría GGZ Delfland, en Holanda.

El optimismo puede funcionar mejor en proteger a los hombres que a las mujeres contra todas las incidencias de muerte, según mostró el estudio.

“No tenemos una idea muy clara del porqué”, le dijo Giltay a LiveScience, “sería muy interesante estudiar más a fondo las diferencias”. Una posible explicación de la diferencia, dijo, es que las posibilidades del estudio para detectar diferencias fueron mayores en los hombres debido a que hubo más fallecidos.

El optimismo protegió por igual a hombres que a mujeres contra las muertes provocadas por el corazón, entre los miembros del equipo estudiado. Los fallecimientos por causa del corazón es la causa número uno entre las mujeres: Una de cada tres muere por esa causa, según el National Heart, Lung and Blood Institute.

La imagen muestra la vista de las 4 cavidades del ventrículo izquierdo de un paciente con insuficiencia de la aorta y con hipertrofia ventricular izquierda. Crédito: National Heart, Lung and Blood institute.

Malos hábitos de los gruñones

El equipo de Giltay hace notar que las personas pesimistas pueden ser propensas a desarrollar malos hábitos y tener problemas que reducen las posibilidades de vida, como son el fumar, la obesidad y la hipertensión.

“Una predisposición a ser optimistas aparentó proporcionar un beneficio de supervivencia a sujetos de mayor edad con expectativas de vida que serían más cortas de no haber sido así”, comentaron los investigadores en una edición de noviembre del 2004 de Archives of General Psychiatry.

¿Cambiarían sus actitudes las personas si supieran que sus corazones pueden continuar latiendo? Eso sería una “pregunta intrigante para ser tocada en investigaciones futuras”, dijo Giltay por correo electrónico. “Sin embargo, se supone que el optimismo es una parte de la propia naturaleza (o personalidad), y esto también debería de ser estudiado más a fondo”.

Las investigaciones posteriores también requerirían para poder mostrar si el optimismo es similarmente bueno para la gente joven.

Apologies, for this post the comments are closed